Presupuesto participativo a debate en el Centro Histórico de La Habana
| Contáctenos  |





Presupuesto participativo a debate en el Centro Histórico de La Habana

A partir de las experiencias sobre presupuesto participativo de las ciudades de Porto Alegre y Montevideo, especialistas de la Oficina del Historiador y de otras instituciones cubanas se acercan a esa herramienta innovadora.


Un taller sobre presupuesto participativo tuvo lugar durante tres días en el Centro Histórico, con la presencia de los expertos Ubiratan de Souza, de la Asamblea del Estado de Río Grande del Sur (Brasil) y Willan Masdeu, coordinador de la Unidad de Participación y Planificación de la Intendencia de Montevideo (Uruguay), quienes se refirieron a la importancia de ese instrumento que acerca la gestión de los gobiernos locales a los ciudadanos, quienes proponen y deciden sobre las prioridades y ejecución de obras y servicios de interés comunitario.


El profesor brasileño insistió en que el Presupuesto Participativo debe desarrollarse a partir de un proceso de cogestión entre gobierno y ciudadanía, por lo que es importante que “exista voluntad política para compartir la gestión con los electores y al mismo tiempo un nivel de organización en la sociedad, así cuanto mayor sea ésta, más importante será la capacidad de movilización y de conciencia social”.

Al ser interrogado acerca de qué beneficios podría traer este proceso para la revitalización del patrimonio histórico y cultural, de Souza se refirió al caso de La Habana Vieja: “sería seguramente un proceso muy rico donde la restauración, combinada con la participación de la gente, tendríano sólo un resultado material sino que aumentaría la autoestima de las personas y la organización para hacer cosas de manera colectiva”.

Por su parte Masdeu expresó que: “Nuestra experiencia dice que hay obras realizadas por esta vía que cambian efectivamente la realidad de los barrios. Los mayores beneficios están en la obra misma, porque mejora o resuelve un problema, y después en el cambio que va ocurriendo en los propios ciudadanos, que se convierten en personas activas, críticas y exigentes en relación con la ciudad. Queremos que estas experiencias se multipliquen, porque es la mejor manera de consolidar y fortalecer la sociedad en que vivimos”.


Las fortalezas y debilidades para implementar instrumentos como éste en el contexto cubano, incluyendo las estructuras existentes y la capacidad de participación de los ciudadanos, fueron debatidas en la última jornada por los asistentes.

El taller, que contó con el apoyo de la Agencia Suiza de Cooperación al Desarrollo (COSUDE), se suma a otros cursos de formación auspiciados por el Plan Maestro, como el de las cooperativas de trabajo en el ámbito urbano y complementa el trabajo relacionado con los procesos de participación y de consulta pública.



Por María Victoria Pardo y Pablo Fornet









Todos los derechos reservados © copyright 1994 - 2021, Plan Maestro
Oficina del Historiador de La Habana