La economía social y solidaria como motor del desarrollo local
| Contáctenos  |





La economía social y solidaria como motor del desarrollo local

La necesidad de crear indicadores para medir el cumplimiento de la responsabilidad social de los emprendedores, fue resaltada durante el Taller Internacional “La economía social y solidaria como motor del desarrollo local”, por el experto Rafael Betancourt, fundador de la Red de Economía Social y Solidaria y Responsabilidad Social Empresarial de Cuba.

Organizado por el Plan Maestro y la Dirección de Cooperación Internacional de la Oficina del Historiador, al encuentro celebrado en La Habana Vieja, asistieron expertos internacionales del Ayuntamiento de Sevilla y la Escuela Andaluza de Economía Social y Solidaria, especialistas de la Red de Oficinas del Historiador y del Conservador de las Ciudades Patrimoniales de Cuba, investigadores del Centro de Investigaciones Psicológicas y Sociológicas, emprendedores socialmente responsables así como el Presidente Nacional de la Asociación Nacional de Economistas de Cuba en representación de la Asamblea Nacional del Poder Popular y la Directora Territorial del Ministerio de Economía y Planificación. Así mismo participó Mayra Espina, oficial de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación en Cuba (COSUDE), entidad que junto a Kultura, Communication, Desarrollo KCD ONGD y Gobierno Vasco, patrocinaron el encuentro.

Después de que la doctora arquitecta Patricia Rodríguez Alomá, directora del Plan Maestro ofreciera la bienvenida al encuentro, fueron expuestos temas como Las potencialidades concretas de la economía social y solidaria para la gestión del desarrollo local, La economía social y solidaria en Cuba y La experiencia de la Oficina de Orientación y consulta para emprendedores en la ciudad de Camagüey.

La construcción colectiva de un modelo sobre el rol de la economía social y solidaria para el desarrollo local resultó el colofón de la jornada teórica, seguida por una visita al Proyecto Artecorte, reconocido por la práctica social y solidaria en el barrio del Santo Ángel, cuyo líder, Gilberto Valladares (Papito), compartió la experiencia del Callejón del Barbero, donde se interrelacionan diversos emprendimientos que tributan al mejoramiento comunitario.

El segundo día de trabajo consistió en la visita a otras experiencias, una de ellas sita en la intersección de Habana y Teniente Rey, en la Manzana Sarrá, donde se dan los toques finales a la obra civil de Habana Espacios Creativos, un proyecto perteneciente a la Dirección de Gestión Cultural de la Oficina del Historiador y que ha contado con el apoyo de la colaboración internacional.

Como afirmó a los asistentes al taller su directora, la socióloga Malena Roche Pares, esta iniciativa impulsará el desarrollo de las industrias culturales y creativas en el territorio a partir del acompañamiento y la asesoría a grupos de jóvenes creadores que entrarán al centro mediante becas de creación.

Los artífices de dos experiencias de restaurantes privados El Jíbaro, en el barrio de San Isidro, en el centro histórico habanero y el Mesón del Príncipe, en el de Camagüey demostraron su responsabilidad social al respetar su entorno patrimonial y contribuir con la comunidad de la cual forman parte.

Asimismo, los proyectos comunitarios llevan la esencia de las manifestaciones artísticas a la población del entorno donde se desarrollan, caso de la Galería Gorría, cuyos hacedores convirtieron una antigua panadería en un centro cultural comunitario en el barrio de San Isidro, otrora entre los más humildes de la capital y hacia donde hoy atraen de manera creciente, la atención del turismo y del público joven, como afirma el líder del proyecto, Adán Perugorría.









Todos los derechos reservados © copyright 1994 - 2020, Plan Maestro
Oficina del Historiador de La Habana