Historia del Plan Maestro
 
| Contáctenos  |




Historia del Plan Maestro

El Plan Maestro para la Revitalización Integral de La Habana Vieja surgió en 1994 dentro de la estructura de la Oficina del Historiador de la Ciudad, con el objeto de estudiar la problemática del Centro Histórico y dictar las estrategias y acciones para su recuperación, justo cuando se había puesto en marcha un nuevo modelo de gestión con la promulgación del Decreto-Ley 143. El proyecto, que contó en sus inicios con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación, reunió a un grupo de instituciones y especialistas con varios años de trabajo en el territorio, que se dieron a la tarea de elaborar un “plan maestro” a partir de la experiencia acumulada en el campo del patrimonio y la planificación física.
 

El Convenio estipulaba en una de sus cláusulas el compromiso de que, "una vez finalizado el Plan Maestro" (el período de realización del estudio se estimaba en 18 meses), la Oficina del Historiador crearía "una Oficina Técnica" cuya función principal sería "el control y seguimiento de la aplicación de las ordenanzas de protección y el Programa de obras derivado del Estudio de Revitalización".
 

Para 1995 ya se había conformado un grupo multidisciplinario, que junto a expertos del sector académico y otros, habían elaborado un diagnóstico detallado del territorio y trazado las primeras políticas y estrategias desde el punto de vista urbanístico, social y económico. De esta primera etapa cabe destacar la realización de un diagnóstico sobre el transporte y la red vial, la compilación de datos sobre las redes técnicas, un inventario de edificaciones, un Censo de Población y Viviendas y una Encuesta de opinión social. En 1998 se cerró una etapa de trabajo con la publicación del Plan de Desarrollo Integral del territorio, al que se incorporó una nueva versión de las Regulaciones Urbanísticas.
 

Sin embargo, lo que parecía una convocatoria circunstancial, encaminada a elaborar una guía de trabajo, devino en espacio de concertación y, sobre todo, de la gestión del plan. De modo que el Plan Maestro no fue, como su nombre parecía indicar, un simple documento, sino una institución que habría de perdurar y –fortalecerse– con el tiempo.
 

Como vice-dirección del Taller de Arquitectura, tuvo su primera sede en la calle Mercaderes # 116, bajo la dirección de la arquitecta Lidia Sarmiento (1994–1995). El equipo de trabajo, una vez culminado el documento inicial, estaba compuesto por un pequeño grupo de arquitectos, urbanistas, sociólogos, historiadores, etc.
 

En 1995 la dirección pasó a la ingeniera María Buajasán, y un año después se convirtió en vice dirección de la nueva Dirección de Arquitectura Patrimonial. Desde 1998 estuvo bajo la dirección del licenciado Rafael Rojas. En el año 2002 la institución se trasladó al antiguo Palacio Lombillo, en la Plaza de la Catedral, y desde el año 2003 es dirigido por la arquitecta Patricia Rodríguez.
 

Con el tiempo el Plan Maestro desarrolló nuevas tareas, especialmente proyectos e investigaciones históricas, urbanísticas, sociales y económicas, como apoyo al proyecto de rehabilitación que se desarrolla en la Zona Priorizada para la Conservación.









Todos los derechos reservados © copyright 1994 - 2017, Plan Maestro
Oficina del Historiador de La Habana