Población y Vivienda en el Centro Histórico
 
| Contáctenos  |




Población y Vivienda en el Centro Histórico

Conservar el carácter residencial a partir de parámetros adecuados de densidad poblacional y calidad de vida, es una de las políticas del plan de desarrollo del Centro Histórico de La Habana, donde la vivienda posee un peso fundamental (85% de los 3 370 edificios son ocupados por viviendas), con una concentración mayor en el norte y el sur del territorio. La densidad bruta en el área alcanza un valor de 310 hab./ha, con densidades netas a nivel de manzana que oscilan entre los 100 y 1 000 hab./ha.

A diferencia de la mayor parte de los centros históricos de América Latina (y en general de las áreas centrales de las grandes ciudades), donde se han producido alarmantes procesos de despoblación en las últimas décadas, el área central de La Habana muestra vitalidad.

Desde fines del siglo XVIII hasta las primeras décadas del XX, la zona de la antigua ciudad mantuvo una estabilidad poblacional de entre 40 000 y 50 000 habitantes. Como consecuencia del boom constructivo, el proceso de especulación inmobiliaria y la conversión de antiguos palacetes en ciudadelas y otras soluciones habitacionales, a partir de 1920 y hasta 1943 ocurrió un sostenido crecimiento poblacional, alcanzando la cifra de 72 000 habitantes. Una ligera reducción se produjo desde la década de 1950, como resultado de la expansión de la ciudad hacia los suburbios y de la estabilidad de la población de la zona en alrededor de 60 000 habitantes, cifra que, con pequeñas fluctuaciones, se ha mantenido hasta la actualidad.

La conservación del carácter habitacional del Centro Histórico es coherente, además, con una política ambiental y socioeconómica a escala mayor, consistente en aprovechar las ventajas y potencialidades de las áreas consolidadas del centro de la ciudad, en lugar de favorecer los nuevos desarrollos periféricos con todas su implicaciones negativas.
 

En términos cualitativos, sin embargo, el Centro Histórico muestra indicadores parecidos a los de otras áreas urbanas céntricas, y que pueden resumirse, por ejemplo, en niveles crecientes de envejecimiento y reducción del tamaño familiar (el 16% de las familias son unipersonales). Según proyecciones para el año 2015, una de cada cinco personas tendrá más de 60 años, proporción que será aún mayor entre las mujeres. El plan de rehabilitación no puede estar ajeno a lo que esto significa, por lo que deberá centrar su atención en el diseño de las viviendas y en la provisión de servicios diversos y especializados.

Indicadores de Población (Censos de 1995 y 2001)

A pesar de los esfuerzos del proyecto de rehabilitación, la vivienda constituye uno de los temas más complejos en la dinámica actual del Centro Histórico. Caracterizado por la antigüedad, el sobreuso y el mantenimiento deficitario, el fondo habitacional refleja la problemática social existente. Casi la mitad de las viviendas se concentran en ciudadelas o cuarterías, con toda la complejidad que ello significa, y gran parte cuenta con barbacoas y entrepisos improvisados, que intentan solucionar los problemas de hacinamiento existentes. Los problemas se acentúan cuando se observan los indicadores referidos a los servicios básicos, como la poca disponibilidad de baño y cocina en el interior de la vivienda, o el suministro de agua.

Indicadores
1995
2001
Población total
70 658
66 752
Índice de Masculinidad
908,5
904,0
Entre 0-14 años
19,1
18,8
Entre 15-59 años
65,8
64,7
Más de 60 años
15,1
16,5
Color de la piel blanca
52,4
49,9
Población de 14 años y más "casada"
41,6
35,7
Jefes de Núcleo
32,1
33,1
Cónyuge e Hijos
43,8
43,4
Lugar de procedencia "Ciudad de La Habana"
51,5
54,7
Lugar de nacimiento "Ciudad de La Habana"
60,2
62,0
Población de 6 años y más con nivel educacional superior
7,6
9,1
Población de 15 años y más (activa)
56,3
54,5
Población de 15 años y más que estaba trabajando
53,0
52,5
Población que se desempeña en el sector estatal
90,9
89,1
Nota: Excepto "Población total" e "Índice de Masculinidad", el resto de los datos en %.


La construcción de nuevas viviendas y la rehabilitación de edificios existentes es una de las prioridades del proceso de rehabilitación. El programa de viviendas pretende no sólo mejorar las condiciones de vida de la población residente, sino adecuar los nuevos espacios a las características propias del territorio, al tamaño y composición familiar, a las condiciones de envejecimiento, y a los parámetros de habitabilidad y de sostenibilidad medioambiental.Indicadores de Vivienda (Censos de 1995 y 2001).
 

Indicadores
1995
2001
Lugares de alojamiento
22 569
22 626
Casas y apartamentos
46,2
50,9
Habitación en cuartería
49,4
45,3
Local adaptado y vivienda improvisada
4,2
2,3
Vivienda con barbacoa
51,4
51,0
Vivienda con 1-2 piezas
35,4
32,1
Pila de agua dentro de la vivienda
79,1
78,9
Viviendas que reciben el agua diariamente
72,4
49,9
Viviendas con servicio sanitario en su interior
77,5
79,9
Viviendas con baño o ducha en su interior
71,2
75,7
Viviendas con local para cocinar en su interior
90,5
93,8
Combustible utilizado para cocinar (gas manufacturado)
67,8
91,8
Viviendas con refrigerador
87,0
89,0
Viviendas con televisión a color
30,4
58,0
Viviendas con automóvil, moto ó camión
5,2
6,5
Viviendas con teléfono
-
32,6
Propietarios
41,1
41,9
Usufructo gratuito
44,6
45,4
Nota: Excepto "Lugares de alojamiento", el resto de los datos en %








Todos los derechos reservados © copyright 1994 - 2017, Plan Maestro
Oficina del Historiador de La Habana