Barrios
 
| Contáctenos  |




Barrios

El 23 de septiembre de 1763, entró en vigor una Ordenanza de policía urbana dictada por el Capitán General Ambrosio Torres de Villalpando, Conde de Ricla, que estableció la primera división territorial de San Cristóbal de La Habana, la cual quedó entonces dividida en cuatro cuarteles o barrios sujetos a la jurisdicción de un regidor del cabildo. Poco tiempo duró este reparto, pues en 1770 el gobernador Antonio María Bucarely dividió la población en dos cuarteles: la Punta y Campeche, los que a su vez se subdividieron en ocho barrios. Al primero correspondían los de Dragones, el Ángel, la Estrella y Monserrate; mientras el segundo incluía a San Francisco, Santa Teresa, Paula y San Isidro; nombrando entre los vecinos de mayor arraigo y solvencia los comisarios de barrio en lugar de los antiguos regidores. Estas primeras ordenaciones se limitaron al recinto amurallado, pues la zona extramural carecía de peso demográfico y sus construcciones eran de escaso valor.

En 1807 se puso en práctica una nueva división, que amplió los barrios hasta diez y seis: San Francisco, Santa Clara, Santa Teresa, Ursulinas, Espíritu Santo, Paula, San Isidro, Belén, de la Casa de Gobierno, Santo Domingo, San Felipe, Monserrate, San Juan de Dios, Santo Ángel, San Telmo y la Fuerza; mientras se creaban en extramuros las Capitanías de Partidos, a cuyo frente quedaron los capitanes pedáneos.
 

1829 Plano de la Habana y sus barrios extramuros


La nueva demarcación mantuvo su vigencia hasta 1841, cuando el Capitán General Gerónimo Valdés, atendiendo al ensanche alcanzado por la ciudad más allá de las murallas, decidió dividir la población exterior en seis barrios: San Lázaro, Nueva Cárcel, Guadalupe, Peñalver, Jesús María y Chávez.

En 1851 la administración colonial fijó nuevos límites y dividió la ciudad en dos grandes distritos, nombrados Oriental y Occidental. Así, por vez primera los barrios de extramuros del Cerro, Jesús del Monte, Arroyo Apolo o los ultramarinos pueblos de Regla y Casa Blanca se consideraron parte integrante de la ciudad. El distrito Oriental, dentro del cual se ubicó el actual municipio de La Habana Vieja, se fragmentó en dos distritos y estos a su vez en barrios, así, el primero, en la parte norte, llamado Catedral, incluyó los barrios del Templete, San Felipe, Santo Cristo, San Juan de Dios, Santo Ángel y Casa Blanca; mientras el segundo, denominado Espíritu Santo, cubría la mitad meridional del viejo recinto, y quedó integrado por los barrios de San Francisco, Santa Clara, Santa Teresa, Paula y San Isidro.

Con el advenimiento de la República, el distrito municipal de La Habana llegó a incluir 43 barrios, de los cuales 15 ocupaban la zona antigua de la ciudad: Arsenal, Ceiba, Jesús María, Paula, San Felipe, San Francisco, San Juan de Dios, Santa Clara, Santo Ángel, Santo Cristo, San Isidro, Santa Teresa, Templete, Villanueva y Vives.

Una nueva división en 1963 creó el seccional Habana Vieja dentro de la Región Centro Habana. Con la aprobación en 1976 de la nueva división política administrativa, nació el municipio La Habana Vieja, uno de los quince que conforman la capital del país. Desde 1990 los municipios se subdividieron en Consejos Populares, quedando seis dentro de La Habana Vieja: Prado, Catedral, Plaza Vieja, Belén, Jesús María y Tallapiedra. Con posterioridad el Consejo Popular de Belén se dividió en dos: Belén y San Isidro.
 

Nota: La historia de los barrios ha sido elaborada a partir de diversas fuentes, y en especial de los libros "Lo que fuimos y lo que somos o La Habana Antigua y Moderna" de José María de la Torre, y "Habana Antigua. Apuntes históricos" de Manuel Pérez Beato.









Todos los derechos reservados © copyright 1994 - 2017, Plan Maestro
Oficina del Historiador de La Habana