Gestión del Plan
 
| Contáctenos  |




Modelo de Gestión de la Oficina del Historiador

La Oficina del Historiador de la Ciudad ha liderado el proceso de recuperación de la zona más antigua de la ciudad desde 1981. Desde 1993 cuenta con un fuero legal especial (Decreto-Ley 143), que la faculta para conocer, decidir y controlar cuestiones relativas al uso del suelo, el proceso inversionista, etc. La creación de un sistema empresarial propio permite la obtención de ingresos provenientes de la explotación de una red de instalaciones hoteleras, comerciales y de servicios, así como el cobro de una "contribución" a las empresas productivas enclavadas en el territorio.

El modelo se basa en ciertas premisas básicas: la existencia de una voluntad política al máximo nivel del Estado, el reconocimiento de una entidad líder del proceso (la Oficina del Historiador), la existencia de una legislación especial y el derecho a adquirir patrimonio inmueble estatal, un esquema de descentralización financiera que permite la reinversión de las utilidades según el plan urbano, y la integralidad del proceso, a partir de una estructura articulada al interior de la Oficina y con otras entidades públicas.

El nuevo modelo ha producido entre 1994 y 2008 utilidades que ascienden a alrededor de 25-30 millones de CUC por año, las que son reinvertidas en el propio territorio (60% en nuevos proyectos "rentables" y 40% en programas sociales). El número de inmuebles recuperados pasó de apenas 60 en la década de 1980 a unos 350 en la última década.
 


Hoy, la Oficina del Historiador cuenta con una estructura capaz de garantizar la realización del "ciclo completo" de la recuperación patrimonial, desde el plan urbano, hasta la ejecución de los proyectos, la inversión, la intervención constructiva y el manejo de las instalaciones. El total de empleos directos pasó de unos pocos cientos en 1993 a más de 13 000 en la actualidad, gran parte de los cuales son residentes en el territorio.
 


No menos importante, la Oficina desarrolla un amplio programa sociocultural, de lo que es una muestra la red de museos, galerías y salas de concierto; así como el gran número de actividades y visitantes.

La gestión del rescate patrimonial está lejos de la visión tradicional enfocada exclusivamente en la recuperación de edificios y espacios públicos, para abordar temas vinculados a la sociedad, la vivienda, los programas de educación y salud, o los asuntos humanitarios. Es un programa que se desarrolla en un sitio de alto valor patrimonial, con la cultura como eje central de actuación, pero enfocada sobre todo en los habitantes del territorio.

Por último, el nuevo modelo concede especial importancia a la formación, desde el rescate de los oficios tradicionales para jóvenes (el caso de la Escuela Taller), hasta el nivel universitario (con una nueva carrera sobre preservación patrimonial en el Colegio San Gerónimo).

Esta integralidad garantiza un modelo de desarrollo local sostenible en el tiempo.









Todos los derechos reservados © copyright 1994 - 2017, Plan Maestro
Oficina del Historiador de La Habana